ENTRECULTURAS | Una red de personas comprometidas
Entreculturas, Educación, Memoria, Informe Anual, Rendición de Cuentas
131
page-template,page-template-full_width,page-template-full_width-php,page,page-id-131,ajax_fade,page_not_loaded,,paspartu_enabled,vss_responsive_adv,qode-theme-ver-11.2,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.2.1,vc_responsive
 

Una red de personas comprometidas

El equipo humano de Entreculturas es una de nuestras mayores fortalezas.

Somos casi 750 personas que, desde nuestras 28 sedes en España, estamos comprometidas con el derecho a la educación, la equidad de género, el medio ambiente, la hospitalidad, la participación ciudadana… Una larga lista de concreciones de lo que, en definitiva, se trata del mundo justo y sostenible con el que soñamos.

Este compromiso siempre se renueva en el Encuentro Anual de Entreculturas en el que, cada comienzo de curso, nos reunimos y ponemos en común reflexiones y propuestas de acción. Este año, bajo el título “Nuestra cooperación en un mundo en cambio”, cerca de 300 personas dialogamos en torno al modelo de desarrollo y ciudadanía por el que apostamos como organización y contamos con la participación de diversos ponentes procedentes de otras obras de la Compañía de Jesús con las que llevamos a cabo nuestra misión.

 

Y, precisamente con el propósito de diseñar un modelo de desarrollo y de ciudadanía de forma novedosa y creativa, dimos continuidad a lo largo del año a nuestro EC-LAB 2, la segunda parte de un Programa de Intraemprendimiento que pusimos en marcha por primera vez en 2016 y que busca generar cambios en las personas, equipos y procesos de Entreculturas con el fin de mejorar el impacto de nuestra organización en la transformación social. En esta segunda edición -para la que se ha contado con el apoyo de Espacio Geranios, un semillero social asentado en el barrio de Ventilla de Madrid- han participado un total de 26 personas que han trabajado en torno a diversos retos institucionales.

Otro canal desde el que promovemos la transformación personal y social desde Entreculturas es el voluntariado. En 2017 participaron 34 personas en la formación de nuestro Programa VOLPA y otras 22 estuvieron en terreno en un total de 12 países. Asimismo, 11 personas que habían participado en la formación de Experiencia Sur hicieron las maletas para poner rumbo a sus destinos como voluntarios de corta duración.

 

En lo relativo al voluntariado local, destacamos el Premio Extremeño al Voluntariado Social que la Consejería de Políticas Sociales del gobierno regional concedió a la Delegación de Entreculturas en Extremadura. Un premio que hacemos extensible a todas nuestras delegaciones que, a través de la organización de más de 300 actividades (conciertos y ferias solidarias, mesas redondas, actividades en colegios, etc.) y de su participación activa en la carrera solidaria, en la Semana de Acción Mundial por la Educación (SAME) y en las iniciativas de la campaña Hospitalidad.es, han demostrado un potencial inmenso que contribuye indiscutiblemente a la misión de Entreculturas.

SusanaVOLPA
Gracias a un gran amigo tuve la suerte de conocer Entreculturas y su programa de voluntariado internacional y decidí embarcarme en un cambio vital. Con mucha ilusión –y también con muchos miedos– dejé mi vida en España para viajar a Latinoamérica y colaborar en un proyecto que me entusiasmaba: el trabajo con migrantes. Y así fue como llegué al albergue de Bojay, una pequeña colonia en el estado de Hidalgo, México.

En este tiempo puedo decir que he visto a más de 2.000 migrantes pasar y que, para mí, suponen la expresión de un mundo que se maneja de una forma ilógica. Las historias y los aprendizajes que me llevo son inesperados y diferentes todos los días. Porque, aunque los puntos de huida son comunes, cada persona y realidad son diferentes, y su forma de vivir el camino también. Pese a la dureza de sus historias, guardo como aprendizaje principal de las y los migrantes la capacidad de lucha y de resiliencia del ser humano.

Gracias a Entreculturas y a su programa de voluntariado por brindarme esta posibilidad que hará que en algunas cosas ya no sea la misma.

Susana Martín, VOLPA en México