Incidencia para el cambio
Entreculturas, Educación, Memoria, Informe Anual, Rendición de Cuentas
128
page-template,page-template-full_width,page-template-full_width-php,page,page-id-128,bridge-core-2.1.5,ajax_fade,page_not_loaded,,paspartu_enabled,vss_responsive_adv,vss_width_768,qode-theme-ver-20.2,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.1,vc_responsive
 

INCIDENCIA PARA EL CAMBIO

2019 fue el año de la igualdad en nuestro trabajo de incidencia política

Con un énfasis muy importante en las niñas, en su derecho a la educación y en cómo éste las protege de la violencia y les da las herramientas necesarias para poder decidir con libertad sobre sus vidas. Por ello es fundamental que este derecho no se vea interrumpido en ninguna circunstancia, sino que, más bien, se refuerce en situaciones de crisis derivadas de conflictos, de refugio, migración o desplazamiento forzoso. 

Promoviendo los derechos de las niñas y las mujeres

La reunión anual de la Comisión Jurídica y Social de la Mujer (CSW) en Nueva York es una de citas más importantes para los líderes mundiales, ONG, sector privado, entidades socias de las Naciones Unidas y activistas de todo el mundo, que tiene por objetivo abordar la situación de los derechos y el empoderamiento de todas las mujeres y niñas en cualquier parte del planeta. Desde Entreculturas, de la mano de la Federación Internacional de Fe y Alegría (que posee Estatus de ONG Consultiva ante la ONU), y en representación del programa La Luz de las Niñas, participamos en la CSW63 para defender el papel fundamental que juega la educación como palanca de desarrollo de las niñas con las que trabajamos cada día, así como para denunciar la débil capacidad institucional para acabar con la situación de violencia y discriminación que sufren y la ausencia de mecanismos de denuncia.

 

Nuestras compañeras María Lafuente (Campaña La Luz de las Niñas) y Macarena Romero (Departamento de Incidencia Política) fueron las delegadas de Entreculturas para participar presencialmente en esta Comisión asistiendo a la sesión de apertura y de encuentro con la sociedad civil, así como a más de una quincena de paneles paralelos en los que organizaciones de todo el mundo compartieron sus iniciativas orientadas a acabar y prevenir la violencia hacia las niñas, las adolescentes y las mujeres.

Para hablarnos de su lucha contra la discriminación y compartir su mensaje de aliento con todas las mujeres, tuvimos la ocasión de contar -ya en septiembre- con la visita de la ‘Niña Colibrí’, Kim Chivalán, que viajó a nuestro país desde Guatemala para reencontrarse con Rozalén y presentar juntas nuestro informe “Seguras para aprender en Libertad”. La 13ª edición de nuestro Informe Rojo profundiza en las causas de la violencia de género, los múltiples factores de riesgo a los que se enfrentan las niñas y cómo ha incidido nuestro trabajo para cambiar esa realidad, con intervenciones como el programa La Luz de las Niñas. 

“Mi sueño es seguir estudiando para llegar a ser una gran locutora y maestra radiofónica. Mi sueño es que las niñas no vivan con miedo, que puedan defender sus derechos, que puedan seguir estudiando, sin importar la edad que tengan. Mi sueño es que los jóvenes de mi pueblo seamos la generación del cambio y que podamos desenvolvernos en nuestros talentos, porque hay muchos talentos pero se ocultan, los ocultamos. Para que, empezando con los jóvenes, ya no haya tanto machismo y que podamos vivir en unidad, en igualdad. Tenemos el derecho a la educación para poder convivir con otras personas y también superar el machismo. Es un deber urgente de madres, padres, comunidades pero también Gobiernos que hagan posible que todas las niñas como yo misma, estudiemos y realicemos nuestros sueños”.

 

(Kim Chivalán)

Trabajando para lograr una educación libre de violencia

A finales de mayo tuvo lugar en Palma de Mallorca la III Conferencia Internacional sobre Escuelas Seguras, en la que tuvimos la ocasión de participar como parte integrante de la Coalición Global para Proteger la Educación de los Ataques. En el evento se abordó la realidad de las ofensivas contra la educación en el mundo (bombardeos o disparos, reclutamiento de niños y niñas soldado, uso militar de las escuelas, almacenaje de munición, etc.), así como la importancia que tiene la Declaración de Escuelas Seguras (a día de hoy respaldada por 90 países) y las Directrices para su aplicación.

 

Nuestra compañera Irene Ortega, coordinadora del área de Ciudadanía, intervino en el debate sobre la especial vulnerabilidad de las niñas ante los ataques a la educación, especialmente en contextos de conflicto y crisis prolongadas como las que viven millones de niños y niñas en situación de desplazamiento y refugio. Momento en el que aprovechamos también para difundir nuestro informe Niñas libres de violencia.

Migraciones forzosas: con la mirada puesta en Venezuela y Centroamérica

El agravamiento de la situación en Venezuela nos llevó a seguir estando muy pendientes de este país y de su población: millones de habitantes sometidos a las consecuencias de la hiperinflación y el bloqueo político y, otros tantos, cruzando la frontera hacia un futuro incierto. Desde Entreculturas continuamos recaudando fondos para apoyar el trabajo de Fe y Alegría de ofrecer, al menos, una comida diaria a su alumnado para garantizar una nutrición básica y prevenir el abandono escolar. Asimismo, de la mano de la Red Jesuita con Migrantes, seguimos acompañando a miles de personas venezolanas que migraron o solicitaron refugio en distintas fronteras y a lo largo de los distintos países del continente latinoamericano. La ayuda se centró en atender sus necesidades básicas de alimentación y abrigo, así como en servicios de asistencia legal.

 

Nuestra compañera Cristina Manzanedo participó en octubre en la Conferencia Internacional de Solidaridad sobre la Crisis de Personas Refugiadas y Migrantes de Venezuela, convocada por la Unión Europea, el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) y la Organización Internacional para las Migraciones (OIM). Aunque el objetivo no era específicamente recaudar fondos, lo cierto es que la UE se comprometió a destinar 150 millones de euros más para hacer frente a la coyuntura venezolana (una cantidad que venía a sumarse a los 320 millones de euros ya movilizados).

Por otra parte, dimos el salto en diciembre a la coyuntura de la migración centroamericana de la mano de la Red de Documentación de las Organizaciones Defensoras de Migrantes (REDODEM), uno de nuestros socios locales en México. Elisabeth Figueroa, Secretaría Técnica de la REDODEM, y la Hermana Magdalena Silva, Coordinadora de la REDODEM y actual Directora de La Casa de Acogida, Formación y Empoderamiento de la Mujer Migrante y Refugiada (CAFEMIN), vinieron a España en el marco del Día Internacional de las Personas Migrantes para lanzar el informe “Nuevos rostros, mismas dinámicas. Procesos migratorios en México”.

 

Además de presentarlo a medios de comunicación, pudieron participar en diferentes reuniones con responsables políticos y organismos de la AECID y de su Oficina de Acción Humanitaria, del Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación, del Senado, y con el Defensor del Pueblo, además de con ACNUR y el Banco Interamericano de Desarrollo.

Nos movilizamos contra el cambio climático

Desde comienzos de año veníamos intensificando nuestra apuesta por la defensa del medioambiente a través del trabajo realizado por la coalición Enlázate por la Justicia, de la que formamos parte. En el marco de la campaña “Si cuidas el planeta, combates la pobreza”, en enero nos hicimos eco del Informe Regional de Vulneración de Derechos Humanos en la Amazonía, elaborado por la Red Eclesial Panamazónica (REPAM).

 

A lo largo de 300 páginas, el informe documenta los abusos y violaciones de derechos perpetrados en los últimos años por las industrias extractivas y los cultivos ilícitos en 13 puntos concretos de la Amazonía.

También nos sumamos, como parte activa de la Campaña Mundial por la Educación (CME), a decenas de colectivos de jóvenes que, bajo el nombre de “Juventud por el Clima”, se movilizaron el 15 de marzo en torno a la huelga estudiantil #FridaysForFuture, alentada por Greta Thunberg. Esta acción se celebró al mismo tiempo en más de 2.000 ciudades de 123 países.

 

Fue el preludio de la Semana de Acción Mundial por la Educación (SAME) que, entre el 1 y el 7 de abril, congregó a más de 14.000 personas de una veintena de ciudades españolas en torno a diversos actos de movilización y el lema “Defendemos la Educación, #SOStenemos el mundo”. El objetivo fue destacar la educación como un elemento imprescindible en la lucha contra la degradación medioambiental y en la reconfiguración de nuestra cultura de consumo.

Mientras, en el mundo, el termómetro de la conciencia social seguía subiendo en relación a este tema y es que se acercaba la fecha de otra gran cita internacional: el 27 de septiembre. La Huelga Mundial por el Clima, a la que sumaron un total de 150 países en todo el mundo con más de 2.000 movilizaciones a nivel global, puso de manifiesto la preocupación generalizada por el cuidado del planeta y la necesidad de que se tomen medidas urgentes para revertir la situación cuanto antes. Concretamente, entre las peticiones del manifiesto al que nos adherimos -como integrantes de la Coordinadora española de ONGD-, se encontraban declarar la emergencia climática, reducir las emisiones globales, abandonar los combustibles fósiles y apostar por las energías renovables.

Unas premisas muy en la línea de la intuición que llevó al Papa Francisco a convocar en octubre el Sínodo para la Amazonía. En esta Asamblea, en la que tuvieron la oportunidad de participar nuestra colaboradora en Entreculturas y Fe y Alegría, María Luisa Berzosa, y nuestros compañeros y compañeras del Equipo Itinerante de la Red Eclesial Panamazónica (REPAM), se abordó no solo la evangelización de ese inmenso territorio, sino también sus problemas sociales, económicos y ecológicos. 

Y, como colofón a un año de acción por el clima, la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP25) reunió en Madrid a más de 25.000 personas provenientes de 200 países para debatir sobre los avances en la implementación de los objetivos del Acuerdo de París, una resolución que entró en vigor en 2016 y que compromete a los países firmantes a reducir sus emisiones y limitar el calentamiento global por debajo de 2 grados. Desde Entreculturas estuvimos presentes en diferentes espacios junto con otras organizaciones de la Compañía de Jesús.