ENTRECULTURAS | Incidencia para el cambio
Entreculturas, Educación, Memoria, Informe Anual, Rendición de Cuentas
128
page-template,page-template-full_width,page-template-full_width-php,page,page-id-128,bridge-core-1.0.4,ajax_fade,page_not_loaded,,paspartu_enabled,vss_responsive_adv,vss_width_768,qode-theme-ver-18.0.6,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.7,vc_responsive
 

INCIDENCIA PARA EL CAMBIO

Los menores representan el 51% del total de personas refugiadas del mundo y la educación es la principal herramienta para protegerlos frente a la violencia

Al poco de que la UNESCO actualizara a 264 millones la cifra de niños, niñas, adolescentes y jóvenes de todo el mundo que están sin escolarizar, desde la Campaña Mundial por la Educación (CME) -de la que Entreculturas forma parte- poníamos en marcha nuestra semana de acción (SAME) para reivindicar el papel de la educación en el propósito de acabar con la intolerancia, la violencia y la xenofobia. Bajo el lema “La educación, el camino hacia la paz”, más de un centenar de países -y, en España, cerca de una treintena de ciudades- se sumaron a los actos de movilización con los que se quería poner el foco en los 75 millones de niños y niñas sin escolarizar en países afectados por distintos tipos de crisis y emergencias.

 

“Los menores representan el 51% del total de personas refugiadas del mundo y la educación es la principal herramienta para protegerlos frente a la violencia, dotándolos de espacios seguros no solo para el aprendizaje, sino también para el juego”, afirmó un portavoz de la Campaña durante el acto de clausura que tuvo lugar en la sede de la AECID.

Más avanzado el año, en noviembre, celebramos la 6ª Asamblea Internacional de la CME en Katmandú (Nepal), un evento que se lleva a cabo cada cuatro años y que, en esta ocasión, tenía como objetivos promover el diálogo sobre temas emergentes en materia de educación, hacer un repaso de la agenda 2030 y, de paso, renovar su presidencia y junta de gobierno.

Seguimiento a los ODS y a la Agenda 2030

A lo largo de 2018 fueron varias las ocasiones en las que, desde diferentes plataformas de la sociedad civil, dialogamos con responsables políticos sobre su trabajo en lo relativo a conseguir que España cumpla con lo pactado en la Agenda 2030.

 

Junto a otras 70 redes y organizaciones convocantes, en abril participamos en el “Acto de impulso a la Agenda 2030 y a los ODS en España. ¿Qué falta por hacer?” celebrado en el Congreso de los Diputados.

En junio, participamos en la Conferencia Iberoamericana sobre los Objetivos de Desarrollo Sostenible, que tuvo lugar en Salamanca y que contó con la participación de unas 500 personas de diferentes sectores de la sociedad. La Conferencia culminó con la firma de la Declaración de Salamanca, una nueva hoja de ruta por la que las instituciones firmantes se comprometieron a cumplir, con pasos concretos, con la Agenda 2030 elaborada por las Naciones Unidas.

 

Y, ante el Examen Nacional Voluntario del Gobierno en el Foro Político de Alto Nivel de Naciones Unidas en Nueva York, convocado para mediados de julio, la coalición Futuro en Común -en la que participa Entreculturas- presentó un informe alternativo basado en un diagnóstico de la realidad española y proponiendo una hoja de ruta para lograr una Estrategia Nacional de Desarrollo Sostenible 2020-2030 participada, de consenso, concreta y medible, que ponga el foco en las personas y el planeta y que contemple la recuperación de la política pública de cooperación, tan menoscabada en los últimos años.

En diciembre se produjo la firma del primer Pacto Mundial de Migraciones de Naciones Unidas, que se celebró en Marrakech y que contó con la participación de jefes de Estado y de Gobierno de 164 países. El acuerdo alcanzado, aunque no es vinculante, supone el primer marco de coordinación internacional para una migración segura, ordenada y regular. Contempla 23 compromisos, entre los que se encuentran abordar las causas de la migración, mejorar las vías de migración legal y la toma de medidas concretas contra la trata y el tráfico de personas.

 

Previo al Pacto Mundial, tuvo lugar el Foro Juvenil de Migraciones que reunió a casi un centenar de jóvenes de 50 nacionalidades distintas y en el que nuestra compañera de la Red Generación 21+, Rosalía González, intervino en representación de Entreculturas y Fe y Alegría.

Crisis en Latinoamérica: Honduras, Nicaragua y Venezuela

A mediados de marzo estuvieron en Madrid los activistas hondureños Consuelo Soto (defensora del medioambiente y lideresa indígena Tolupán) y Pedro Landa (investigador, defensor de derechos humanos y miembro del ERIC-Radio Progreso). Su visita tuvo lugar en el marco de nuestra intensa labor de incidencia política y con medios de comunicación respecto de la crisis política y social que atraviesa Honduras a raíz de las elecciones celebradas en noviembre de 2017.

 

De la mano de la ONG Alboan, organizamos varios encuentros con representantes técnicos y políticos para denunciar, con información de primera mano, las graves vulneraciones de derechos humanos que se llevan produciendo desde entonces en Honduras y recabar apoyos de las instituciones y de la sociedad española. Como fruto de estas reuniones, el Congreso de los Diputados suscribió una declaración institucional -respaldada por todos los grupos parlamentarios- en la que instaba a las autoridades hondureñas a la reparación de las víctimas y al establecimiento de un diálogo político inclusivo en el país.

En abril entraba en escena Nicaragua debido a las duras represiones del gobierno de Daniel Ortega contra las personas opositoras ante su plan de reforma del sistema de seguridad social. Unos enfrentamientos que dejaron el saldo de más de 350 fallecidos en apenas tres meses. Desde Entreculturas manifestamos nuestro profundo rechazo a los episodios de violencia contra la población e hicimos llegar todo nuestro apoyo a las instituciones de la Compañía de Jesús y demás organizaciones socias con las que trabajamos en Nicaragua. Asimismo, solicitamos al Gobierno de España que intermediase con sus homólogos en el país para lograr que Ortega convocase un gran diálogo nacional sobre la base del respeto a los derechos humanos y a la democracia, incluyendo en dicho proceso la búsqueda de la justicia y la reparación para con las víctimas.

 

En Venezuela, y ante la perpetuación de la crisis social, económica y política que vive el país, desde Entreculturas continuamos haciéndonos eco de los posicionamientos de incidencia pública de la propia Compañía de Jesús así como recabando apoyos para las iniciativas “cambiando historias” y  “Solidaridad con Venezuela”  orientadas a fomentar escuelas de paz y apoyo alimentario a través de la red de Centros de  Fe y Alegría.