ENTRECULTURAS | Editorial
Entreculturas, Educación, Memoria, Informe Anual, Rendición de Cuentas
259
page-template,page-template-full_width,page-template-full_width-php,page,page-id-259,ajax_fade,page_not_loaded,,paspartu_enabled,vss_responsive_adv,qode-theme-ver-11.2,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.2.1,vc_responsive

EDITORIAL

Seguimos abriendo el mundo gracias a la educación

Queridos amigos y amigas, gracias un año más por vuestro apoyo y seguimiento a la labor de Entreculturas.

 

177, 20.128, 46.931, 250, 656, 838… son números que adjetivan nuestro pasado año. Describen el número de proyectos que llevamos a cabo, las personas socias y donantes que nos apoyan, los seguidores en nuestras redes sociales, las empresas y agencias financiadoras con las que colaboramos, las personas voluntarias que forman parte de nuestra misión, los centros educativos con los que generamos red y propuestas de ciudadanía pero, entre todos ellos, hay un número que está en el centro de todo por cuanto trabajamos: 196.246 personas atendidas por nuestros programas en 37 países y en algunos de los contextos de mayor vulnerabilidad de nuestro mundo.

 

Estas cifras demuestran que en Entreculturas no renunciamos a transformar a gran escala. Que, junto a otras personas, organizaciones y movimientos con los que trabajamos, no renunciamos a creer en un bienestar que puede y debe llegar a todos y todas. Es un deber ético y nuestra obligación lograr que el acceso a una vida digna no sea un privilegio minoritario, sino una oportunidad real para la Humanidad, en armonía con la naturaleza.

 

Me siento satisfecho al comprobar, con la lectura de esta memoria, que 2017 ha sido un año en el que hemos dado un paso más hacia el objetivo de nuestra misión: transformar -en la proporción que nos corresponde- la realidad que nos rodea. Y más satisfecho aún al caer en la cuenta de que, para cumplir esa misión, hemos contado con una gran cantidad de personas que, desde el testimonio de transformación de su propia vida, nos ayudan a poner cara y rostros a todas nuestras cifras.

 

Haber tenido la oportunidad de conocer, por ejemplo, a Mireille Twayigira, la joven ruandesa refugiada en Malaui que protagonizó nuestra campaña de Navidad, ha sido un privilegio. También a Marie Claudia, estudiante de Fe y Alegría en Madagascar que nos compartió su sueño de ser doctora a pesar de vivir en una región aislada y afectada por la sequía donde ir al colegio no es la prioridad. Y a Serge, un niño ex soldado de República Centroafricana a quien la escuela salvó de manejar un Kalashnikov. Todos ellos han sido este año un ejemplo claro de cómo estudiar puede marcar la diferencia entre aspirar o no a un futuro digno. Y saber que el trabajo que realizamos cada día desde Entreculturas se transforma en esperanza para cientos de miles de personas es algo que reconforta y que anima a seguir afrontando desafíos.

La movilidad humana, el deterioro climático o la equidad de género fueron tres focos destacados de nuestra labor a lo largo del año. Tanto de manera transversal en los 177 proyectos de cooperación que mantuvimos activos, como en nuestras acciones de sensibilización, incidencia pública y movilización que vienen a completar nuestra estrategia de acción para el cambio. Una estrategia que pasa por reivindicar una educación de calidad para todas y todos que derribe las fronteras invisibles, que abra el mundo y nos muestre el camino hacia la paz, la justicia y la inclusión.

 

Gracias a quienes confiáis en nosotros y hacéis posible nuestra causa.

Daniel Villanueva SJ
Vicepresidente Ejecutivo de Entreculturas