ENTRECULTURAS | Cooperación Internacional para el Desarrollo
Entreculturas, Educación, Memoria, Informe Anual, Rendición de Cuentas
241
page-template,page-template-full_width,page-template-full_width-php,page,page-id-241,bridge-core-1.0.4,ajax_fade,page_not_loaded,,paspartu_enabled,vss_responsive_adv,vss_width_768,qode-theme-ver-18.0.6,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.7,vc_responsive
 

COOPERACIÓN PARA EL DESARROLLO

Hemos implementado 159 nuevos proyectos en 37 países

¿Cuáles son las fronteras que debemos atender? ¿Quién no puede quedar fuera de nuestra intervención? ¿Quiénes son las personas más vulnerables a quienes dar prioridad? Conscientes de nuestras limitaciones y de lo finito de nuestro alcance, al menos sí queremos que, hasta donde podamos llegar, estas sean las cuestiones que determinen nuestra acción en las líneas en las que trabajamos: educación de calidad, movilidad humana, equidad de género, formación para el empleo y justicia medioambiental.

REDES Y ALIANZAS

La relación que establecemos con las organizaciones y redes locales junto a las que trabajamos en el terreno se basa siempre en una alianza estable, de igual a igual, fundamentada en la absoluta confianza y en el enriquecimiento mutuo. En el caso de Fe y Alegría y del Servicio Jesuita a Refugiados se da una relación especial, siendo Entreculturas parte de ambas redes e identificándose claramente con su misión.

 

Destacamos también el trabajo con otros socios del sector social de la Compañía de Jesús en América Latina, África y Asia a través de los cuales implementamos otras acciones ligadas a la educación, así como otras prioridades estratégicas como las migraciones, la ecología, la promoción de la igualdad de género y la promoción de una ciudadanía comprometida. En total, durante 2018 hemos colaborado con 57 socios locales, entre centros sociales, obras de la Compañía de Jesús y otras instituciones.

Fe y Alegría

Fe y Alegría es un movimiento internacional de Educación Popular presente en 23 países que atiende a más de 1,5 millones de personas. Nació en Caracas, en 1955, impulsado por el jesuita José Mª Vélaz para atender a un centenar de niños y niñas sin escuela. Fe y Alegría promueve una educación de calidad y transformadora.

www.feyalegria.org

Servicio Jesuita a Refugiados

El Servicio Jesuita a Refugiados (JRS, por sus siglas en inglés) es una organización internacional que trabaja en 56 países con la misión de acompañar, servir y defender los derechos de las personas refugiadas y desplazadas en todo el mundo. El JRS atiende en la actualidad a más de 677.800 personas.

www.jrs.net

NUESTRO FOCO EN AMÉRICA LATINA, ÁFRICA Y ASIA

En 2018 impulsamos un total de 136 nuevos proyectos de cooperación al desarrollo, fortalecimiento institucional y acción humanitaria con los que logramos mejorar la calidad de vida de 179.161 personas y sus comunidades.

 

En América Latina continuamos potenciando una educación de calidad que permita soñar con un horizonte de paz, de justicia y de igualdad de género. En especial, hicimos énfasis en promover una ciudadanía global participativa, algo que resultaba clave en un contexto de nuevas crisis políticas como las de Honduras, Venezuela o Nicaragua. Para ello respaldamos la labor de distintos centros sociales del continente y de las escuelas de Fe y Alegría en su compromiso con la formación de personas conscientes, críticas y defensoras de la democracia. Asimismo, finalizamos el año con la puesta en marcha del convenio “Juventudes y Cultura de Paz”, una iniciativa financiada por la Unión Europea dirigida a mejorar la convivencia en medio del conflicto político y social de Nicaragua.

 

También la formación para el empleo fue una de nuestras prioridades en la región, con un gran número de intervenciones orientadas a ofrecer oportunidades a jóvenes, mujeres y otros colectivos vulnerables. En este sentido, cabe destacar el comienzo de la ejecución del programa de innovación social Work 4 Progress, en Perú, gracias al apoyo de la Fundación La Caixa.

 

A lo largo de 2018, el crecimiento de la movilidad humana forzosa en el mundo nos llevó a dar continuidad al trabajo realizado desde años anteriores para dar respuesta a las principales crisis olvidadas de África (Sudán del Sur, República Centroafricana, R. D. del Congo y Etiopía), a los principales flujos migratorios en América Latina (Venezuela y Centroamérica) y a la gran crisis humanitaria siria en Oriente Próximo a través de nuestro trabajo en Líbano. Asimismo, apostamos por aprovechar nuevas oportunidades de innovación y mejora de la calidad del servicio a la personas en situación de movilidad forzosa desarrollando varias propuestas: un convenio con la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID) orientado a la Protección de la población siria refugiada en Líbano; un nuevo modelo de trabajo con la Fundación Profuturo para promover la educación digital de niños y niñas refugiados en Líbano y Malaui; un proyecto de protección para la población migrante en Marruecos y un nuevo acuerdo con Inditex para atender el actual contexto de Colombia y Venezuela.

 

El Papa Francisco afirmaba que “no hay dos crisis separadas, una ambiental y otra social, sino una sola y compleja crisis socioambiental” y esto llevamos tiempo viviéndolo claramente en la Amazonía. En 2018 intensificamos nuestro trabajo en justicia socioambiental, apostando por una educación intercultural bilingüe y modelos económicos alternativos con las comunidades indígenas de la Amazonía.

 

La igualdad de género constituyó otra de nuestras piedras angulares, impregnando de manera transversal gran parte de nuestro trabajo. Con el Programa La Luz de las Niñas reforzamos la prevención y la atención a las víctimas de la violencia de género, atendiendo y acompañando a más de 32.000 niñas a través de distintos proyectos en 15 países.

 

Por último, de forma paralela, a lo largo de 2018 continuamos fortaleciendo las capacidades de Fe y Alegría en algunas de las principales fronteras de pobreza y exclusión como Haití y en algunos países de África como Chad, Madagascar o R. D. del Congo, estrechando asimismo lazos con las semillas incipientes de este movimiento en Kenia, Guinea Conakry, Mozambique y Nigeria. También en 2018, Fe y Alegría dio el salto a Asia y empezamos un proceso de diálogo con distintas obras socioeducativas en Camboya y Nepal.

NUESTROS PROGRAMAS

CONVENIO DE EDUCACIÓN TRANSFORMADORA

El año 2018 significó la consolidación de los procesos iniciados en 2015 en los 7 países que abarca nuestro Convenio de Educación Transformadora (apoyado por la AECID): República Dominicana, Haití, El Salvador, Nicaragua, Colombia, Bolivia y Perú.

 

En Colombia, en el marco de la “Feria pedagógica por la paz: compartiendo aprendizajes desde la escuela en la prevención de la violencia con enfoque de género”, las 6 comunidades educativas de Cartagena que participan en el convenio presentaron sus experiencias de éxito ante los más de 400 participantes.

 

En Perú se organizó un seminario sobre “Relaciones de Equidad y Justicia en la Educación Pública” en el que participaron personalidades como la Viceministra de Gestión Pedagógica, la Defensoría del Pueblo, representantes de la Mesa de Concertación de Educación y otras autoridades educativas a nivel regional y local.

 

En El Salvador, el trabajo se reflejó en el protagonismo asumido por los estudiantes en la organización de una Campaña contra la Violencia, que tuvo eco en las localidades del entorno de los centros educativos participantes.

 

En Nicaragua continuó el acompañamiento a los equipos directivos y docentes para fortalecer su capacidad de promover la cultura de paz con enfoque de género y el trabajo de formación en ciudadanía con adolescentes, dos temáticas que se han convertido en imprescindibles en el país tras el estallido de la crisis sociopolítica en abril de 2018.

 

En Haití se avanzó en la inclusión de criterios de monitoreo de educación en valores en las escuelas, contemplando indicadores de género y de cultura de paz.

 

En R. Dominicana se completó el proceso formativo en torno a la Pedagogía del Cuidado y la Reconciliación, se creó la Red Nacional de Jóvenes de Fe y Alegría y se formó a todo el profesorado en el currículo revisado y actualizado desde el enfoque de educación popular y género.

 

A nivel regional, se diseñaron las propuestas pedagógicas realizadas por el equipo docente de los países participantes desde una metodología de trabajo en red. Para ello se recopilaron experiencias para la mejora del clima escolar, para la transversalización del tema de género en la currícula y se realizó una investigación sobre identidades de género.

FONDO “LA LUZ DE LAS NIÑAS”

Durante el año 2018 hemos seguido sumando proyectos en nuevos países siempre orientados a mejorar las condiciones de vida de las niñas y a visibilizar y denunciar las prácticas dañinas que soportan: mutilación genital, violencia sexual, matrimonios precoces, prostitución infantil y cualquier tipo de vulneración de sus derechos.

 

Desde la creación de este Fondo “La LUZ de las NIÑAS” en 2012, se han apoyado más de 50 proyectos en 15 países, beneficiando a 32.747 niñas, jóvenes y mujeres. En 2018 hemos trabajado en Chad, R. D. del Congo, R. Centroafricana, Sudán del Sur, Kenia, Guatemala, EL Salvador, Perú, Haití, Honduras y Nicaragua.

 

En el marco del 11 de octubre, Día Internacional de la Niña, lanzamos la campaña La Luz de las Niñas, campaña de sensibilización e incidencia para visibilizar la desigualdad que sufren e incidir para transformar las causas de esta injusticia.

PROGRAMA DE INNOVACIÓN SOCIAL “WORK 4 PROGRESS”

Durante el año 2018 hemos seguido sumando proyectos en nuevos países siempre orientados a mejorar las condiciones de vida de las niñas y a visibilizar y denunciar las prácticas dañinas que soportan: mutilación genital, violencia sexual, matrimonios precoces, prostitución infantil y cualquier tipo de vulneración de sus derechos.

 

Desde la creación de este Fondo “La LUZ de las NIÑAS” en 2012, se han apoyado más de 50 proyectos en 15 países, beneficiando a 32.747 niñas, jóvenes y mujeres. En 2018 hemos trabajado en Chad, R. D. del Congo, R. Centroafricana, Sudán del Sur, Kenia, Guatemala, EL Salvador, Perú, Haití, Honduras y Nicaragua.

 

En el marco del 11 de octubre, Día Internacional de la Niña, lanzamos la campaña La Luz de las Niñas, campaña de sensibilización e incidencia para visibilizar la desigualdad que sufren e incidir para transformar las causas de esta injusticia.

PROGRAMA DE HABILIDADES PARA EL EMPLEO

En 2018 hemos finalizado el programa trienal de formación para el trabajo que, en junio de 2015, emprendimos junto a Accenture, y que tiene como lema “La formación para el trabajo cambia vidas”. Los objetivos se han superado, logrando que 81.817 jóvenes se hayan formado en habilidades técnicas, 76.746 hayan recibido cualificación específica en los sectores de trabajo de mayor demanda de sus países y que 50.973 hayan accedido al mercado laboral.

 

El programa ha contado con una aportación de 3,8 millones de dólares por parte de Accenture y se ha llevado a cabo en 21 países junto a Fe y Alegría en Latinoamérica y Chad, el Bachillerato Pedro Arrupe en México, Radio ECCA en España y el Servicio Jesuita a Refugiados en Uganda y Sudáfrica.

 

De manera paralela, en agosto de 2018 se inició una nueva colaboración de 6 meses con Accenture, dentro de su línea “Insights and Learnings”, con el objetivo de generar conocimientos y mejorar el programa de formación para el trabajo, a través de proyectos piloto en varios países.

PROYECTO INNOVACIÓN EDUCATIVA EN COLOMBIA

Con el apoyo de la AECID estamos implementando la Propuesta Pedagógica Innovadora de Fe y Alegría en 7 colegios situados en las afueras de Bogotá y en Buenaventura (Valle del Cauca). Nuestro objetivo es romper con el modelo tradicional de enseñanza-aprendizaje y buscar la mejora de competencias académicas, sociolaborales y ciudadanas de más de 8.000 estudiantes.

 

Para este proceso se contempla el uso de las TICs y, paralelamente, el desarrollo de capacidades para la convivencia y la paz. En cuanto a los participantes, se ha dado prioridad a los colectivos más vulnerables de la región, también con el objetivo de reducir la brecha digital y la exclusión social.

PROGRAMA DE EDUCACIÓN DIGITAL

Nuestra colaboración con la Fundación ProFuturo ha permitido incorporar nuevas estrategias y herramientas pedagógicas para mejorar la calidad de la educación que ofrece el JRS a niñas y niños sirios refugiados en Líbano. Tras dos años de ejecución de un proyecto piloto orientado a la adquisición de competencias a través de la tecnología y el empoderamiento del profesorado mediante la aplicación de metodologías innovadoras de enseñanza, en 2018 firmamos un acuerdo que enmarca la continuidad de las actividades en el país.

 

En dicho convenio se acuerda el lanzamiento en paralelo de las actividades en Malaui, buscando desarrollar un modelo de educación digital de calidad para población refugiada, centrado en competencias académicas básicas, habilidades sociales y valores.

 

El objetivo es estandarizar un modelo de educación que permita, a través del uso de la tecnología y un apoyo psicosocial integral, garantizar el acceso a la educación, mejorar la calidad de los procesos de enseñanza y aprendizaje, así como las habilidades sociales y la capacidad de resiliencia de alumnado y profesorado en contextos de emergencia y movilidad humana.

PROGRAMA “EDUCAR PERSONAS, GENERAR OPORTUNIDADES II”

En 2018 siguió en marcha el programa trienal “Educar Personas, Generar Oportunidades II” que apoya Inditex, atendiendo en este segundo año a más de 72.000 personas en 23 proyectos de 11 países diferentes: Argentina, Bolivia, Brasil, Ecuador, México, Paraguay, Perú, Uruguay, Venezuela, Sudáfrica y Líbano. A través de este programa, apostamos por las líneas de educación y de formación para el empleo, y por la atención a colectivos vulnerables (especialmente a refugiados y desplazados) a través de la línea de ayuda humanitaria.

 

Gracias a los proyectos de la línea de formación para el trabajo, jóvenes y adultos que viven en contextos de pobreza se han formado para acceder al mercado laboral, teniendo la posibilidad de acceder a primeras experiencias de empleo. También hemos trabajado junto a población indígena, personas con discapacidad, jóvenes en riesgo de exclusión y personas migrantes y refugiadas, ofreciéndoles oportunidades de futuro y empoderamiento.

 

En 2019 comienza el tercer y último año del programa, en el que se seguirá trabajando a través de acciones educativas, de empleo y de ayuda humanitaria.

PROGRAMA “EN LAS FRONTERAS DE COLOMBIA”

Nuestro trabajo conjunto con Inditex y el Servicio Jesuita a Refugiados Latinoamérica y Caribe comenzó en 2009 con un programa trienal destinado a hacer frente a la situación de las personas desplazadas y refugiadas en Colombia y sus países fronterizos (Panamá, Ecuador y Venezuela) afectadas por el conflicto armado. El éxito de este programa y la persistencia del conflicto llevaron a la continuidad con un segundo y tercer programa (en los periodos 2012-2015 y 2015-2018) en Ecuador, Venezuela y Colombia. Este último finalizó en agosto de 2018 y permitió atender a 16.785 personas en situación de refugio o de desplazamiento forzoso.

 

En octubre de 2018 dio comienzo una cuarta fase, para el periodo 2018-2021, considerando, por un lado, el actual contexto de Colombia y, por otro lado, el recrudecimiento de la situación política y económica en Venezuela. La meta es atender a más de 18.000 personas en tres años a través de dos líneas de trabajo principales: la acción humanitaria integral (que abarca el acompañamiento jurídico, psicosocial y el desarrollo de medios de vida); y, por otro lado, la línea de Educación para la Paz.