ENTRECULTURAS | Campañas que nos mueven
Entreculturas, Educación, Memoria, Informe Anual, Rendición de Cuentas
244
page-template,page-template-full_width,page-template-full_width-php,page,page-id-244,ajax_fade,page_not_loaded,,paspartu_enabled,vss_responsive_adv,qode-theme-ver-11.2,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.2.1,vc_responsive
 

CAMPAÑAS QUE NOS MUEVEN

CONOCER LA REALIDAD ES UN PRIMER PASO PARA COMPROMETERSE CON ELLA.

En Entreculturas nos gusta poner voz y rostro a los problemas de nuestro planeta para apelar a la empatía y despertar el compromiso. A ello nos ayudaron este año nombres propios como el de Marie Claudia, protagonista de nuestra campaña “Vidas que construyen futuro”, una joven estudiante de Fe y Alegría en Madagascar cuyo sueño de ser doctora le daba el aliento necesario para ir a la escuela en un país donde la pobreza y la sequía comprometen el derecho a la educación.

 

También fue el caso de Mireille Twayigira, invitada especial para la campaña que lanzamos junto al Servicio Jesuita a Refugiados (JRS) por el Día Mundial de las Personas Refugiadas (20 de junio): “La educación abre el mundo”. Mireille fue una niña refugiada que, tras seis años de huida del genocidio en Ruanda y de la guerra en R. D. del Congo, encontró en una escuela atendida por JRS en Malaui un lugar de protección y oportunidades. Gracias a ella pudimos trasladar a la ciudadanía la importancia de acceder a una educación en situaciones de desplazamiento o refugio.

 

Algo que reivindicamos también desde la campaña Hospitalidad.es con la acción #YoTiendoPuentes, con la que invitamos a la gente a salir a la calle en su ciudad y concentrarse sobre un puente como símbolo de unión y bienvenida y para denunciar así, una vez más, la política de rechazo que aplica Europa frente a las personas refugiadas.

En septiembre, cuando los colegios volvieron a abrir sus puertas, nos visitaron Elisa Orbañanos y Hombeline Bahati -ambas miembros de JRS en la región de Grandes Lagos- para explicar, en el contexto de nuestra campaña “Escuelas en peligro de extinción”, cómo la extracción abusiva de recursos naturales llega a poner en riesgo el derecho a la educación y cómo, a la vez, la educación puede enseñarnos a proteger y cuidar la naturaleza, nuestra casa común. Además de participar en la rueda de prensa de presentación, Elisa y Hombeline ofrecieron su testimonio en diversos actos organizados por nuestras delegaciones en Madrid, Tenerife y La Palma.

 

Marie Claudia, Mireille y Hombeline son solo tres ejemplos de los muchos que podríamos rescatar de entre los proyectos que apoyamos desde Entreculturas y que nos transmiten la esperanza de que vale la pena trabajar por el cambio. Cada día somos más las personas convencidas de ello. Así lo hemos comprobado a través de la campaña “Contigo en la Misión” en torno a la que se están movilizando miles de antiguos alumnos y alumnas de colegios jesuitas que quieren asegurar para las personas de los contextos más vulnerables la misma educación de calidad que ellos tuvieron la oportunidad de recibir. O gracias a las personas que, a través de nuestra campaña “Legado Solidario”, toman la decisión de incluir a Entreculturas como beneficiaria de su testamento y prolongan así su solidaridad a generaciones futuras. También las redes sociales son un canal en el que constatamos la cantidad de gente dispuesta a construir un mundo mejor: al cierre de 2017, sumamos cerca de 47.000 seguidores y seguidoras que hacen de altavoz de las causas por las que trabajamos.

RESPONSABILIDAD SOCIAL CORPORATIVA

En febrero arrancó la VI edición de nuestra carrera solidaria “Corre por una Causa” que, en sus 10 localizaciones, logró reunir a más de 14.000 participantes. En esta ocasión, el objetivo fue recaudar fondos para promover el acceso a la educación de 945 niños y niñas y la formación de 50 docentes en Mabán, Sudán del Sur.

 

En el último año continuamos cultivando la relación con las más de 200 empresas con las que colaboramos en la actualidad y, gracias a las cuales, podemos dar continuidad a muchas de nuestras acciones de cooperación al desarrollo. En este sentido, en 2017 dio comienzo el programa trienal “Educar Personas, Generar Oportunidades II”, apoyado por Inditex, beneficiando en este primer año a más de 54.000 personas en 9 países de América Latina, en Sudáfrica y en Líbano. Asimismo, también gracias al apoyo de Inditex, en 2017 concluyó el programa “En las Fronteras de Colombia” que, desde 2015, ha permitido ofrecer oportunidades y prestar apoyo a las víctimas del conflicto armado colombiano que viven en situación de desplazamiento o refugio. En 2017, más de 5.500 personas se han beneficiado de forma directa del programa.

 

En marzo firmamos un convenio de colaboración con la Fundación Profuturo para el desarrollo de dos proyectos piloto de educación digital en Guatemala y Colombia, encaminados a proveer acceso a una educación universal y de calidad a niños, niñas y jóvenes de entornos vulnerables. Además de estas experiencias iniciales, cuatro meses más tarde, en julio de 2017, se firmó un segundo convenio para un nuevo proyecto piloto en Líbano, con 125 estudiantes de 6 a 17 años de población refugiada siria.

 

Y durante 2017 también hemos seguido desarrollando el programa de Formación para el Trabajo junto a Accenture, una iniciativa que cuenta con una aportación de 3,8 millones de dólares por parte de la entidad y que se está llevando a cabo en 21 países junto a Fe y Alegría en Latinoamérica y África, el Bachillerato Pedro Arrupe en México, Radio ECCA en España y el Servicio Jesuita a Refugiados en Uganda y Sudáfrica.

A lo largo de 2017 tuvimos varias ocasiones excepcionales con las que fortalecimos la relación institucional con otras obras de la Compañía. Una de ellas fue la firma de un convenio de colaboración con Radio ECCA para promover conjuntamente proyectos de cooperación internacional y acciones de incidencia y de sensibilización en España. A continuación, acordamos un marco de acción común para la innovación educativa con la Federación Internacional Fe y Alegría, Alboan y Educsi. Una alianza para fomentar la formación y el intercambio de reflexiones y experiencias entre personas que están liderando procesos innovadores en diferentes niveles educativos en cada uno de los países y centros implicados en el proyecto, de manera que se mejore la respuesta de las organizaciones e instituciones a los desafíos que plantea la transformación social a través de la educación.

 

Y, a finales de año, cerramos un acuerdo con la revista “Padres y Maestros” (de la Universidad Pontificia Comillas ICAI-ICADE) en virtud del cual la publicación se comprometía a abrir nuevas secciones dedicadas a difundir los proyectos y experiencias educativas innovadoras de la red de centros con los que trabaja Entreculturas.

 

En lo relativo a nuestro trabajo en el terreno de la Responsabilidad Social Corporativa (RSC), fue destacado en este año la aprobación del Plan Nacional de Empresas y Derechos Humanos que, aunque fue un paso positivo, calificamos de insuficiente en tanto que carece de medidas concretas que establezcan obligaciones para las empresas a fin de evitar que se produzcan vulneraciones sobre los Derechos Humanos. E, igualmente, a raíz del nombramiento de España como miembro del Consejo de Derechos Humanos de la ONU, nos sumamos a la petición de un Tratado Internacional Vinculante sobre Empresas y Derechos Humanos que permita enjuiciar y sancionar a las empresas que vulneren dichos derechos, así como definir medidas para evitar la repetición de estas situaciones. Nuestra finalidad, en ambos casos, es la de proteger el derecho a la educación de los millones de niños, niñas y adolescentes que no pueden ir al colegio allá donde se encuentran los mayores bienes naturales del planeta.