Defensa de las personas refugiadas y migrantes
Entreculturas, Educación, Memoria, Informe Anual, Rendición de Cuentas
2297
page-template,page-template-full_width,page-template-full_width-php,page,page-id-2297,bridge-core-3.0.1,qode-page-transition-enabled,ajax_fade,page_not_loaded,,paspartu_enabled,vss_responsive_adv,vss_width_768,qode-theme-ver-28.5,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.7.0,vc_responsive
 

DEFENSA DE LAS PERSONAS REFUGIADAS Y MIGRANTES

Es parte de nuestra misión acompañar y defender a las personas migrantes y refugiadas en las fases de origen, tránsito, destino y retorno. Como lo es también trabajar para erradicar las causas que provocan estos procesos de movilidad forzada y contribuir a crear una cultura de hospitalidad y reconciliación que facilite la acogida en nuestras propias sociedades.

Doblemente vulnerables

© JRS Kenia

Si el cierre de fronteras, la clausura de los colegios y el cese de toda actividad comercial fue grave para todos y todas, para aquellas personas sin un hogar en el que confinarse o para quienes lograr alimento en el día depende de hacer una pequeña venta, fue algo insostenible. 

 

En 2020 se contabilizaron 82,4 millones de personas desplazadas por la fuerza en todo el mundo. El doble de hace 10 años. El acompañamiento a la movilidad forzosa es uno de los ejes fundamentales en nuestra intervención y, precisamente en un momento tan duro, quisimos estar más cerca que nunca de todos estos millones de personas doblemente vulnerables. Lo hicimos de la mano de nuestros principales aliados: Fe y Alegría, el Servicio Jesuita a Refugiados (JRS) y la Red Jesuita con Migrantes.

 

Además del triángulo centroamericano (Nicaragua, Honduras y El Salvador), otro de los focos prioritarios de nuestra intervención en América Latina fue Venezuela (y sus países vecinos: Ecuador, Colombia y Brasil), donde la situación sociopolítica continuó movilizando a miles de personas tanto dentro como fuera de sus fronteras. Gracias a los programas apoyados por Inditex, Misereror y la Red Xavier pudimos acompañar a casi 13.000 personas en la región. 

 

En África nuestros esfuerzos estuvieron puestos, principalmente, en R. D. del Congo, República Centroafricana, Etiopía, Uganda, Burundi y Sudáfrica, atendiendo tanto la realidad en los campos de personas refugiadas y desplazadas como en las grandes urbes. En todo este trabajo hubo una línea de acción específica orientada a mitigar el impacto de la pandemia en las niñas y las mujeres, teniendo en cuenta la mayor vulnerabilidad de este colectivo. 

 

En Asia, junto a la continuidad de los proyectos educativos con niñas y niños sirios refugiados en Líbano, las explosiones sucedidas en el puerto de Beirut en el mes de agosto hicieron que también fuera urgente proporcionar bienes básicos, apoyo psicológico y soluciones de vivienda a las víctimas y afectados por las detonaciones.

Sin apartar la mirada de la Frontera Sur

DE LA MANO DE LA DELEGACIÓN DIOCESANA DE MIGRACIONES

En 2020 dimos un paso importante para responder a la crisis migratoria crónica de la “Frontera Sur” (España-Marruecos): pusimos en marcha -con fondos de la Unión Europea- el Programa Marruecos cuyo objetivo es garantizar en los próximos 3 años el acceso efectivo a la atención socio-sanitaria y a la asistencia humanitaria de unas 15.000 personas migrantes en los 4 enclaves donde opera la Delegación Diocesana de Migraciones: Tánger, Tetuán, Nador y Alhoceima. 

FronteraSur

En la Frontera Sur, las personas solicitantes de asilo, refugiadas, desplazadas y/o migrantes carecen a menudo de información sobre los recursos y servicios disponibles a su alcance. Por eso, desde la Delegación Diocesana de Migraciones de Tánger (DDM) y en colaboración con varias organizaciones (Entreculturas, Alboan, Caritas au Maroc, CVX-España, el Instituto Universitario de Estudios sobre Migraciones de la Universidad Pontificia de Comillas, Jesuitas Social, Manos Unidas y el Servicio Jesuita a Migrantes) organizamos un crowdfunding para activar la App RefAid en España y en Marruecos, lo que está permitiendo a las organizaciones humanitarias de ambas zonas publicar sus servicios y actualizarlos en tiempo real en dicha plataforma facilitando el acceso a la información y a la red de servicios humanitarios disponibles (alimentos, atención médica, refugio, etc.), para las personas en tránsito. 

Con las personas refugiadas y migrantes también en España

UNA CANCIÓN DE ROZALÉN

En el mes de abril, la cantautora Rozalén lanzó “Aves enjauladas”, una canción que dedicó a Entreculturas para apoyar la red de pisos de acogida del Servicio Jesuita a Migrantes en Valencia en los que se atiende a familias en situación de vulnerabilidad

El tema consiguió en un año más de 5 millones de reproducciones en YouTube, y se convirtió en uno de los símbolos de esperanza más significativos de la pandemia.

4º EDICIÓN DE «MIRADAS QUE MIGRAN»

Por 4º año consecutivo los alumnos y alumnas del Grado en Diseño de la Facultad de Bellas Artes de la Universidad Complutense de Madrid, coordinados por un equipo de 7 docentes, dieron vida al proyecto de aprendizaje-servicio «Miradas que Migran». En esta ocasión, los trabajos versaron sobre las migraciones forzosas ocasionadas por la sobreexplotación de los recursos naturales y la degradación del medioambiente. 

Como novedad, además de los formatos ya explorados (instalaciones artísticas, creaciones audiovisuales, cartelería) se introdujo el diseño de juegos didácticos que permitieran trabajar la temática de la Migración y el Refugio tanto en el aula como en familia.

Con motivo del Día Internacional de las Personas Refugiadas (20 de junio), la joven Farida Fadoul Nasser, refugiada centroafricana en Chad, nos explicaba durante la rueda de prensa de lanzamiento de nuestra campaña «Sin Escuela, sin Refugio» cómo tuvo que huir de la guerra en su país y lo importante que había sido para ella poder acceder a la educación gracias al JRS. Debido al cierre de las escuelas por la pandemia, lo que más echaba de menos era «ir a clase, ver a sus amigas y poder hablar con sus profesores» y nos dijo estar preocupada por si ese retraso en su educación la impedía alcanzar su sueño de ser médica. A partir de su testimonio acercamos a la población la realidad de los más de 7 millones de niños y niñas refugiados cuyo derecho a la educación estaba doblemente amenazado.

SEGUIMOS CAMINANDO JUNTO A LAS PERSONAS REFUGIADAS

Junto al resto de organizaciones que componen el Sector Social de los jesuitas, impulsamos la 3ª edición de “Caminos de Hospitalidad”. En esta ocasión, de forma virtual (dado que la COVID-19 no hacía posible el formato habitual de caminata en grupo), pedimos a la ciudadanía sumar sus mensajes de apoyo a nuestras demandas en favor de unas políticas justas para las poblaciones migrantes y refugiadas.

Las redes sociales se llenaron de palabras de acogida y solidaridad a través del hashtag #SeguimosCaminando.

Y, con motivo del 40º aniversario del Servicio Jesuita a Refugiados, las organizaciones sociales de la Compañía celebramos un evento online en homenaje a sus cuatro décadas de misión acompañando, sirviendo y defendiendo a las personas desplazadas y refugiadas. El espacio contó con la participación de Luis Arancibia, Delegado del Sector Social en España; integrantes del propio JRS, así como de Entreculturas y Alboan; periodistas que han conocido de primera mano la labor sobre el terreno y, cómo no, de personas migrantes y refugiadas que han experimentado de forma directa el cariño, el respeto y el apoyo de esta organización presente ya en 57 países. Tom Smolich SJ, Director del JRS, agradeció a todos y todas la participación y señaló que el legado de Pedro Arrupe se encuentra hoy «en las manos, en los pies y en los corazones» de todas las personas que abandonan a la fuerza sus hogares.