Una red de personas comprometidas
Entreculturas, Educación, Memoria, Informe Anual, Rendición de Cuentas
131
page-template,page-template-full_width,page-template-full_width-php,page,page-id-131,bridge-core-3.0.1,qode-page-transition-enabled,ajax_fade,page_not_loaded,,paspartu_enabled,vss_responsive_adv,vss_width_768,qode-theme-ver-28.5,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.7.0,vc_responsive
 

FOMENTO DE UNA JUSTICIA SOCIOAMBIENTAL

Comprometerse por la vida en su conjunto en un contexto de crisis socioambiental, de relaciones económicas y sociales injustas y de inequidad de género nos lleva a trabajar para empoderar a las personas y a las comunidades más desfavorecidas del planeta, a cultivar un estilo de vida orientado al bien común, a la solidaridad, a cuidar de los bienes de la naturaleza y a trabajar por una renovada justicia intergeneracional.

Desde el compromiso con el cuidado de la Casa Común

Durante la celebración de la Semana Laudato Si’ -y con motivo del 5º aniversario de dicha encíclica-, nos unimos al llamamiento del Papa Francisco de responder a la crisis ecológica y pusimos a disposición de nuestros centros educativos una recopilación de materiales y actividades con las que trabajar esta materia. Igualmente, con motivo del Día Internacional de la Tierra (22 de abril), jóvenes y delegaciones pusieron en marcha su creatividad y compromiso con la Casa Común. 

 

Como integrantes de la Red Eclesial Panamazónica (REPAM), nos sumamos a la primera Asamblea Mundial por la Amazonía -celebrada de forma virtual en el mes de julio- en la que concurrieron más de 300 organizaciones indígenas, sociales, activistas y colectivos en defensa de los pueblos amazónicos a nivel mundial con el objetivo de denunciar el ecocidio y el etnocidio que tienen lugar en la región. «Esta pandemia nos ha puesto en una situación de vulnerabilidad sin precedentes”, además “revela todas las situaciones de exclusión, desigualdad e injusticia que habíamos estado viviendo, sobre todo en los pueblos originarios y comunidades de la Amazonía”, afirmó Mauricio López, secretario ejecutivo de la REPAM. En la declaración final de la asamblea, se aseguraba que “algo nuevo está naciendo” y se emplazaba a una segunda convocatoria en el marco de la Semana del Clima a finales de septiembre.

@ Sergi Cámara

Una economía ética y responsable es posible

En nuestra misión de velar por un reparto equitativo de los recursos del planeta y construir una ciudadanía consciente del cuidado que merece el lugar en el que vivimos implicamos también a las más de 250 empresas con las que trabajamos. En este sentido, en 2020 nos sumamos a la iniciativa de crear la Plataforma por Empresas Responsables (PER) que une a varias organizaciones de la sociedad civil con el objetivo de impulsar una ley española sobre Debida Diligencia que vele por el cuidado de los Derechos Humanos en las actividades desarrolladas por las entidades. 

 

También continuamos participando en la cooperativa Fiare Banca Ética, apoyando la financiación de la economía social y solidaria, con especial relevancia en proyectos de educación, medio ambiente, asistencia social, inserción laboral y recepción de personas migrantes. En 2020, Fiare contó con un total de 44.577 personas socias y casi 100.000 clientes y cerró el ejercicio con un beneficio neto de 6.403.378 euros.

 

En diciembre, después de 4 años, finalizó nuestro periodo de presidencia de la Junta Directiva del Observatorio de RSC (plataforma de la sociedad civil de referencia en Responsabilidad Social Corporativa). Durante este mandato se aprobó la Ley española de Información no Financiera y Diversidad, que insta a las grandes empresas a mejorar sus procedimientos de diligencia debida y revisar los riesgos e impactos derivados de su actividad.

Fomentando la integración laboral y el emprendimiento sostenible

Work 4 Progress

© Archivo fotográfico W4P

En 2018 la Obra Social “la Caixa” puso en marcha el programa Work 4 Progress, cuya implementación en Perú coordinamos desde Entreculturas, con el objetivo de fomentar la empleabilidad de mujeres y jóvenes indígenas a través de estrategias innovadoras en las provincias de Quispicanchi (Cuzco) y Condorcanqui (Amazonas). En 2020 finalizamos la primera fase (Escucha, Cocreación y Prototipado) en la que han participado un total de 5.862 personas y en la que se han iniciado un total de 463 emprendimientos (‌la mayoría‌ ‌en‌ el ámbito ‌agropecuario,‌ ‌por‌ ‌las potencialidades del ámbito‌ ‌rural,‌ ‌pero‌ ‌también‌ en modo de nuevos ‌servicios,‌ ‌productos,‌ ‌innovaciones‌ ‌tecnológicas…‌).

 

Aunque‌ ‌las actividades productivas y económicas se han visto muy‌ ‌golpeadas ‌por‌ ‌la‌ ‌crisis‌ ‌de l‌a ‌COVID, desde un primer momento priorizamos adecuarlas lo máximo posible al contexto de pandemia, incluyendo un plan de promoción de las competencias digitales de las personas participantes. En la segunda fase promoveremos el escalado de los prototipos.

Educar personas, generar oportunidades

© Monteserín Fotografía

También en el marco de nuestro programa “Educar Personas, Generar Oportunidades (EPGO)”, renovado por tercera vez con Inditex para el periodo 2020-2022, incluimos una línea de trabajo centrada en fomentar procesos de economía solidaria y sostenible. El objetivo es mejorar las oportunidades para el empleo y el nivel de ingresos de más de 27.400 personas que viven en condiciones de pobreza, vulnerabilidad y exclusión, tanto en contextos urbanos como rurales, en 12 países (incluida España).

 

Entre todos los proyectos, cabe destacar el llevado a cabo en México junto a la cooperativa Yomol A’tel, que involucra a familias indígenas tseltales (Chiapas), ayuuk (Oaxaca) y ñuju (Veracruz). Desde una perspectiva de justicia socioambiental, buscamos ofrecer productos de calidad como café, miel y jabones a quienes apuestan por un consumo responsable y con conciencia de apoyo a una economía justa y solidaria.