Promoción de la equidad de género
Entreculturas, Educación, Memoria, Informe Anual, Rendición de Cuentas
244
page-template,page-template-full_width,page-template-full_width-php,page,page-id-244,bridge-core-3.0.1,qode-page-transition-enabled,ajax_fade,page_not_loaded,,paspartu_enabled,vss_responsive_adv,vss_width_768,qode-theme-ver-28.5,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.7.0,vc_responsive
 

PROMOCIÓN DE LA EQUIDAD DE GÉNERO

Tenemos el firme propósito de promover la igualdad entre hombres y mujeres a través del empoderamiento de las mujeres y niñas, la transformación de la cultura patriarcal, la educación y la modificación de los roles asociados al género. Para que todas las personas reconozcan la riqueza de cada género y sean respetuosas con su diversidad.

Aisha, Sima, Rozalén y las Cholitas escaladoras

Defender la igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres está en el centro de nuestra misión. Es una causa transversal, implícita en todas las demás. Hablar de género en Entreculturas es, también, hablar de La LUZ de las NIÑAS. En 2020 acompañamos a 8.883 niñas y jóvenes de 11 países de América Latina y África, quienes participaron en procesos de acompañamiento psicosocial, talleres de autoestima a través del arte y cursos de capacitación en salud e higiene menstrual. Paralelamente, llevamos a cabo acciones de sensibilización con sus respectivas familias y comunidades e impulsamos la formación de sus docentes en materia de prevención de violencia. Las clases, los cursos y los talleres se adaptaron al formato virtual o radiofónico cuando estalló la crisis sanitaria, y reforzamos las visitas individualizadas al hogar para mantener el acompañamiento a las niñas en situaciones de mayor vulnerabilidad. 

 

Por segundo año consecutivo tras su visita a Guatemala en 2019, la cantante Rozalén y su intérprete en lengua de signos Beatriz Romero, pudieron conocer de primera mano nuestro trabajo durante su viaje a Chad, concretamente, a los campos de personas refugiadas de Goz Beida. En Chad las niñas enfrentan numerosas formas de violencia, como la mutilación genital femenina, los matrimonios forzados, la violencia sexual o el trabajo doméstico. Rozalén y Beatriz escucharon esta realidad de la boca de Aisha y Sima, a quienes conocieron y con quienes charlaron en el campo de Djabal. Aisha huyó de la guerra de Sudán cuando Sima aún era bebé; sufrió múltiples violencias como desplazada y refugiada, a las que se sumaron las vividas como mujer en un contexto de desigualdad extrema. Precisamente por eso escapó a Chad, para evitar que a su hija le hicieran lo mismo. Aisha nunca permitió que Sima fuera mutilada o casada.

La historia de Aisha y Sima fue la que protagonizó el 6 de febrero, Día Internacional de Tolerancia Cero con la Mutilación Genital Femenina, nuestras acciones comunicativas y de denuncia contra esta lacra. Según los últimos datos, 200 millones de niñas y mujeres en el mundo han sido víctimas de mutilación total o parcial. Desde Entreculturas trabajamos para demostrar que el acceso a la educación es la mejor herramienta para que las niñas, las jóvenes y las mujeres ganen confianza, autoestima y mecanismos de protección y seguridad frente a la violencia. 

 

Lidia Huayllas y Elena Quispe, dos de las Cholitas escaladoras, nos visitaron, con motivo del 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, nos acompañaron en Madrid durante la presentación del documental `CHOLITAS´, dirigido por nuestro colaborador Jaime Murciego y Pablo Iraburu y que apoyamos junto a Alboan y Oxfam Intermón. En la charla previa al pase de la película, Lidia y Helena nos compartieron su historia de liberación y empoderamiento en un país como Bolivia donde la brecha de igualdad de género es muy grande. “A nosotras se nos discrimina por ser mujeres y Aymaras (indígenas), y yo decía `¿por qué?´. Siempre he tenido esa curiosidad de subir a la cumbre, de ‘hacer cima’. ¿Por qué no lo podemos hacer nosotras las mujeres, por qué no podemos escalar?”, contaba Lidia. Las seis Cholitas, como narra el documental, consiguieron hacer su sueño realidad: subir el Aconcagua, la montaña más alta de América.

Una pandemia en la sombra

@ Sergi Cámara

La rápida expansión del coronavirus y las duras medidas restrictivas dictadas por la OMS para tratar de ponerle freno implicó que cobrara fuerza otra pandemia: la del maltrato, la violencia o el abuso contra las niñas, jóvenes y mujeres que se veían obligadas a permanecer en casa. El cierre de los colegios y el cese de toda actividad no esencial hizo que a las organizaciones que trabajamos con estos temas se nos dispararan todas las alertas ante las graves consecuencias que el confinamiento traería consigo. Desde la coalición ‘No Quiero’, -integrada por Amnistía Internacional, Entreculturas, Mundo Cooperante y Save the Children- con motivo del Día de la Niña alertamos de los 13 millones de matrimonios infantiles más y de los dos millones de casos de mutilación genital femenina que podrían producirse durante la próxima década debido a la interrupción de los programas de prevención, e hicimos un llamado a todos los gobiernos urgiendo a reactivar dichos programas y a redoblar los esfuerzos y los recursos.

A pesar de que la 64 Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer (CSW por sus siglas en inglés) no pudiera celebrarse, hicimos llegar a dicho organismo una Declaración en la que reivindicábamos urgentemente la protección del derecho a la educación de las niñas y jóvenes mediante políticas, programas y asignaciones presupuestarias suficientes por parte de los Estados. Por otra parte, en julio, mes en el que debió dar comienzo el Foro Generación Igualdad, nos adherimos -junto a más de 100 organizaciones civiles de todo el mundo- a una carta abierta dirigida a los organizadores del Foro, a ONU Mujeres y a los líderes globales de las Coaliciones de Acción de la Generación Igualdad, en la que se les pedía asegurar que la educación de calidad de las niñas formase parte de sus esfuerzos para promover una sociedad más inclusiva. Fue un momento crucial -25 años después de la Cuarta Conferencia Mundial sobre las Mujeres y la Plataforma de Acción y Declaración de Beijing- en el que quisimos reclamar compromisos tangibles, significativos y dotados de recursos para garantizar la educación como un pilar fundamental en los esfuerzos para alcanzar la igualdad de género.

Herramientas para educar en la igualdad

La magnitud, globalidad y consecuencias que tienen la violencia y desigualdad de género en todo el mundo, junto a su condición como reto global de nuestro tiempo, provocan que no podamos desarrollar un enfoque educativo que aspire a empoderar a la ciudadanía para que participe de forma activa en la defensa de los derechos humanos y la justicia social sin que la igualdad de género esté en el centro de su enfoque y práctica educativa. Por esta razón, bajo el paraguas de nuestra propuesta pedagógica “Un mundo en tus manos”, en 2020 lanzamos “Un mundo en igualdad”, un compendio de recursos educativos con los que trabajar sobre la promoción de la igualdad de género.

 

Las aulas, como primeros contextos de socialización en las que las niñas y niños aprenden a relacionarse con sus iguales, son un espacio privilegiado a la hora de cuestionar y dejar de reproducir el sistema de creencias, costumbres y prácticas sociales que aprendemos durante el proceso de socialización, y que perpetúa las desigualdades, discriminaciones y violencias machistas.

Para acercar a la ciudadanía historias reales de esperanza y resiliencia, en octubre inauguramos la versión virtual de nuestra exposición La LUZ de las NIÑAS. Las vidas de Kim, Mireille, Sima y Michel Ange, ya conocidas hasta entonces por cientos de alumnos y alumnas en cuyos centros educativos estuvo la muestra física, podrían descubrirse ahora de forma interactiva desde cualquier rincón del mundo. La web, además, profundiza en datos y cifras sobre la dimensión de la violencia hacia las niñas y jóvenes, poniendo en evidencia que se trata de una de las vulneraciones de los derechos humanos más extendida del mundo.